Vidas pasadas

agosto 23, 2011

Tres métodos que lo ayudarán a liberarse de su karma

Ciertos mensajes que subsisten de nuestras existencias anteriores nos ayudan a encontrar razones y respuestas para sucesos del presente. Aquí, las técnicas que sirven para ejercitar esta comunicación a través del tiempo y del espacio.

Las terapias de regresión a vidas pasadas constituyen una técnica de autoconocimiento que muchas personas utilizan para saber mucho más de sí mismos. Todas ellas parten de la creencia de que hay tendencias subconscientes que subsisten de esas experiencias anteriores o vidas pasadas y que, por eso, descubrir quiénes éramos en siglos precedentes es una buena forma de vivir mejor en el presente, ya que aprenderemos de las experiencias históricas de nuestro ser.

Hay varios métodos para entrenarse en la revelación sobre las reencarnaciones anteriores de cada persona. Algunos sistemas tienen más prestigio y han sido chequeados por los especialistas, además, de haber dado mejores resultados. En esta nota, conocerá y aprenderá cómo practicar el denominado Método Christos, las prácticas de comunicación interdimensional creadas por Frederick Myers, así como la forma de practicar la escritura automática.

1. MÉTODO CHRISTOS: UN EJERCICIO DE REENCUENTRO

Esta técnica es muy utilizada ya que se la considera segura y fácil de practicar. Los pasos son muchos; pero todos son esenciales para llegar a un buen resultado. Para la primera parte de la sesión, debe pedir la ayuda de dos personas, tal como se indica a continuación.

Paso a paso:

Tradicionalmente, el Método Christos se realiza con un guía que le va indicando los pasos, uno por uno, a quien está practicando la regresión, a la vez anota o graba lo que la persona dice. No obstante, si usted está solo, memorice todas las instancias de este ejercicio para realizarlo por su cuenta y deje un grabador en funcionamiento para registrar su experiencia.

  1. Acuéstese boca arriba, en el piso, con una almohada cómoda bajo su cabeza. Debe estar descalzo. Pida a uno de sus asistentes que le masajee con suavidad los tobillos, haciendo movimientos circulares, para comenzar a relajar su cuerpo.
  2. El segundo asistente debe colocarle la base de la palma de su mano, de forma perpendicular, sobre el ceño. Mientras los masajes en los tobillos continúan, esa persona debe masajear con energía este punto, haciendo movimientos circulares con el borde de su mano hasta que usted sienta un zumbido leve. En este momento, el masaje en la frente debe detenerse y, el de los tobillos, continuar con mucha suavidad.
  3. Cierre los ojos e imagine cómo son sus pies. Visualice cómo crecería 5 cm más desde los talones, porque sus piernas se estiran un poco. Sienta esa elongación con tranquilidad, como si fuera algo normal. Luego, vea mentalmente cómo vuelve a su longitud habitual. A partir de este paso, puede empezar a hablar sobre lo que ve, lo que siente y cómo sobrelleva su experiencia.
  4. Repita el paso anterior otras dos veces más, de tal manera que entienda cuál es el poder de su mente para dar forma a situaciones que parecen improbables. Tómese todo el tiempo que necesita para obtener de este ejercicio una imagen claramente vívida.
  5. Visualice cómo es su cabeza; ahora ésta es la que debe ensancharse unos 5 cm. Observe cómo cambian sus rasgos, qué partes se agrandan y, luego, redúzcase hasta llegar a su dimensión habitual. Esto también debe repetirlo dos veces más, lentamente, sin prisas.
  6. Imaginariamente, haga crecer sus piernas 30 cm, encójalas y repita esa misma visualización con su cabeza. Asegúrese de que su imagen aparezca dotada de gran realismo en su visión.
  7. Visualice cómo sus piernas se extienden 60 cm, son muy largas y puede verlas con claridad. Esta vez, no vuelva a su longitud habitual. Haga lo mismo con su cabeza y mantenga esa visión.
  8. A partir de estos cambios, imagine que se está inflando como un globo y que todo su cuerpo se agiganta. Conserve esa imagen.
  9. Visualice la puerta de entrada a su casa, con todos sus detalles y todo lo que le llama la atención, le gusta o le disgusta de ese sitio. Observe mentalmente lo que está arriba del marco de su puerta: cielo raso, pared, techo, cortinas. Describa todo lo que esté viendo y construya ese espacio con minuciosidad, sin frases preparadas; sólo diga lo que siente y lo que experimenta en ese momento específico.
  10. De repente, véase sobre el techo de su casa y repita la observación puntillosa: ¿qué ve desde dónde se encuentra? ¿Cómo es el panorama?
  11. Imagine que levita sobre el techo, que se eleva un poco de la superficie y que puede flotar en el aire, haciendo círculos, viendo todo lo que hay a su alrededor. Decida si es de día en su ejercicio y, luego, pase a la noche, o viceversa. Manténgase en el aire mientras lo imagina.
  12. Con un fuerte impulso, ascienda por el aire hasta que todo lo que veía antes se vuelva diminuto y, finalmente, desaparezca de su vista. Siga subiendo sin parar hasta que todo sea luz solar, clara y cálida. Cuando llegue a esta imagen, descienda con lentitud hasta apoyar los pies en un territorio desconocido. Ése será el escenario de una de sus vidas pasadas. Recórralo con tiempo y placer, vea quiénes habitan en ese lugar, trate de distinguir indicios históricos y véase en ese entorno, en lo que pueda descubrir de sí, y preste atención a las sensaciones que tiene.
  13. Cuando quiera regresar a su presente, abra los ojos, mueva brazos y piernas y sólo levántese una vez que esté bien despierto. El ejercicio se realiza sin necesidad de hipnosis: sólo se requiere intensa concentración y entrenamiento continuado.

2. MÉTODO DE CORRESPONDENCIAS  CRUZADAS

Este método de comunicación con vidas pasadas fue creado por Frederick Myers (escritor y fundador de la Sociedad para la Investigación Psíquica), quien realizó un intenso trabajo con médiums de todo el mundo para probar sus hipótesis.

En su labor de investigación, intentó demostrar que los médiums no emitían mensajes desde su subconsciente; sino que transmitían informaciones que las personas fallecidas estaban enviando desde el más allá. Así, diseñó el método de “correspondencias cruzadas”: varios médiums, sin relación entre sí, reciben mensajes aparentemente sin sentido; pero que, si se ponen en vinculación y se relacionan, adquieren un significado global y comprensible.

De esta manera, cada uno recibe una parte mínima de la información completa y debe reunirse con otros para completar el sentido completo de esa comunicación con el más allá.

Las correspondencias cruzadas constituyen un modo para indagar en nuestras vidas pasadas, a través de la comunicación con personas que tal vez hayan compartido con nosotros momentos de nuestra historia pasada.

3. MÉTODO DE LA ESCRITURA AUTOMÁTICA

La escritura automática es un método que puede funcionar para dejar que afloren contenidos subconscientes. Ha sido utilizado por muchas personas para lograr comunicaciones con el más allá, respuestas, nuevas informaciones o indicios de sus vidas pasadas buscando lo que se denomina “informantes claves”.

Para realizar la escritura automática, los pasos para seguir son muy sencillos:

  • Tome un papel y lápiz, o bien, siéntese en una posición cómoda frente al teclado de su PC o máquina de escribir. Tenga en cuenta que, si no lo hace a mano, será complicado porque puede recibir diagramas u otras inscripciones que no sean estrictamente palabras.
  • Relájese, respire hondo y mantenga la calma. Sostenga el lápiz o pose sus dedos sobre el teclado, relájese, no piense en nada y espere.
  • Puede ser que su mano o sus dedos comiencen a escribir rápido, o que al principio parezcan inertes. Sepa esperar y, poco a poco, empezará a formar las primeras palabras. No detenga ni impulse ningún movimiento: la única acción consciente permitida es la de la observación.
  • Si al principio no logra escribir mucho (o casi nada), no se desanime: con el tiempo, logrará fortalecer su concentración y los mensajes llegarán de a poco.

ANDRÉ BRETON, POETA SURREALISTA, UN PIONERO

Uno de los precursores de este método fue André Breton, escritor y poeta francés, líder del movimiento surrealista. Además del sentido esotérico de este ejercicio, para este artista, la escritura automática era un modo de superar el bloqueo creativo y de conseguir conectarse con los contenidos subconscientes.

Aquí, una síntesis de cómo define esta práctica: “Colocaos en el estado más pasivo o receptivo que podáis. Haced abstracción de vuestro talento y del talento de todos los demás. Escribid a prisa, sin tema pensado de antemano. La primera frase vendrá por sí sola, tan cierto es que en cada segundo hay una frase, extraña a nuestro pensamiento consciente, que está pidiendo exteriorizarse”.