Ungüentos caseros para afecciones en la piel

Febrero 6, 2018

Recetas naturales para aliviar dolencias y cargarse de energías

Los frutos de la Naturaleza tienen beneficios integrales para la salud: no sólo alivian malestares o síntomas puntuales, sino que brindan sus propiedades nutritivas y energizantes para sentirse bien y con ánimo a pesar de las contrariedades. Por eso, conocer las formas prácticas de mejorar dolencias con productos naturales, es una excelente manera de armarse un botiquín natural y aprovechar sus ventajas.

Las prácticas medicinales realizadas con vegetales y frutos de la Naturaleza constituyó la primera medida que el ser humano tomó para sentirse mejor y llegar a un bienestar psicofísico. Además, esos elementos cuidadosamente seleccionados también traían cualidades energizantes y armonizadoras que beneficiaban al espíritu y contrarrestaban las malas influencias del exterior. Por eso, en medio de tanta parafernalia y apuro, darse un respiro para conectarse con estas posibilidades terapéuticas, a través de recetas sencillas para hacer en el hogar, puede ser una excelente invitación al bienestar.

Nutrición de la piel: el primer paso

La mejor forma de prevenir afecciones o de mejorar los síntomas, cuando ya han aparecido, es nutrir la piel con ciertas preparaciones naturales que le aportan los elementos que más necesita. Cualquier receta para un problema puntual tendría que acompañarse por una rutina nutritiva, para que la piel esté en mejores condiciones.

Las mascarillas para el cutis deben aplicarse con una brocha o con un algodón, hasta que el rostro quede bien cubierto, pero sin pasar por la zona de los ojos. Dejar que actúen durante 15 minutos, y luego retirarlas con agua tibia. La frecuencia ideal: una vez por semana.

Cutis con impurezas

Receta: cremas depurativas

Opciones:

  1. Mezcle 1/4 taza de agua y 1/4 taza de leche. Aplique con movimientos circulares y luego enjuague con agua tibia.
  2. También en partes iguales, mezcle leche y azúcar y aplique sobre el rostro para que los gránulos de azúcar vayan “barriendo” las células muertas de la piel.
  3. Mezcle una cucharada de leche en polvo, o 3 de leche común, con ½ cucharada de miel y una clara de huevo. Revuelva hasta que los ingredientes se integren bien y, luego, aplíquela sobre el cutis. Deje actuar 15 minutos y enjuague con agua tibia.

Estos pasos pueden hacerse por separado o en forma de rutina de 3 pasos.

Cutis seco

Receta: preparados hidratantes

Opciones:

  1. Mezcle 1 cucharada de espuma de la cerveza con otra de aceite de germen de trigo. Aplique y deje actuar 15 minutos. Retire con agua tibia y aplique de nuevo el aceite antes de ir a dormir, para que ejerza su efecto durante toda la noche.
  2. Bata un huevo, una cucharada de miel y otra de agua de rosas. Esparza por el rostro y deje actuar. Enjuague con agua tibia y aplique aceite de almendras.
  3. Embeba algodón en aceite de oliva tibio y ubíquelos en su rostro. Tápese la cara con una toalla no muy caliente y quédese unos minutos así para que el calor dilate los poros y permita hidratar la piel con el aceite.

Cutis graso

Receta: ungüentos astringentes

Opciones:

  1. Mezcle avena instantánea o harina de avena con un chorrito de leche, hasta que se forme una pasta. Aplíquela sobre el rostro y deje actuar. Enjuague primero con agua tibia y, luego, con agua fría.
  2. Forme una pasta con levadura de cerveza y agua en cantidad suficiente. Aplique sobre el cutis y deje actuar. Enjuague con agua tibia y luego con agua fría.
  3. Bata una yema de huevo, una pizca de bicarbonato y 2 cucharadas de jugo de limón. Cuando los ingredientes se integren, aplicarlos sobre la piel y dejarlos actuar. Retire con agua tibia y enjuague con agua fría.

Preparados naturales para problemas puntuales

Celulitis

Ingredientes:

– 4 cucharadas de aceite de almendras dulces

– 2 gotas de aceite esencial de romero

– 2 gotas de aceite esencial de hinojo

– 2 gotas de aceite esencial de enebro

Verter todos los ingredientes en un recipiente con cierre hermético; agitar para que se mezclen bien y aplicarlos sobre la zona afectada.

Flaccidez

Ingredientes:

– 1 trozo de raíz de jengibre, picada, de 10 cm. aproximadamente

– 2 cucharadas de arcilla verde o de caolín

– 8 frutillas grandes

Triture los ingredientes en una licuadora o procesadora, hasta que queden bien integrados. Si queda muy líquida, agregue un poco más de arcilla. Aplique sobre la piel y deje que se seque; luego, retire con agua tibia.

Manos resecas

Ingredientes:

–         2 cucharadas de aceite de oliva

–         2 gotas de aceite esencial de naranja

–         1 gota de aceite esencial de incienso

Vierta todo en una botella con cierre hermético y agite bien para que se mezclen. Por la noche, frote sus manos con esta preparación y póngase guantes cosméticos, de ésos que permite que los principios activos de un ungüento hagan efecto durante varias horas.

Pies “agrietados”

Ingredientes:

– 2 cucharadas de manteca de cacao

– 2 cucharaditas de tintura de caléndula

– 1 cucharadita de flores de manzanilla

Caliente la manteca de cacao a fuego lento, agregue la tintura y mezcle bien. Luego añada las flores y revuelva. Cuando esté tibia y bien integrada, está lista para usar. Con esta preparación, masajee sus pies y deje secar. Enjuague con agua tibia.

Labios irritados

Ingredientes:

2 cucharaditas de cera de abejas

4 cucharaditas de manteca de cacao

Derrita todo en un recipiente, a fuego lento, y luego vierta en un pote  para que se enfríe. Cuando se solidifique, la puede utilizar como bálsamo labial.

Ritual de belleza integral

La magia también puede ayudar a su bienestar y a su autoestima: muchas recetas rituales tienen como fin sentirse mejor consigo mismo e intensificar la energía positiva que nos beneficia e irradia fuerzas constructivas en todo lo que hacemos. Éste es un ritual básico para sentirse bien:

Elementos necesarios: una vela naranja, un recipiente de aluminio, almendras y nueces, una rama de ruda y otra de olivo.

Elaboración: en la medianoche de los jueves, encender la vela y poner, delante de ésta, el recipiente lleno de las almendras y las nueces. Delante de dicho cuenco, poner la ruda y el olivo. Cerrar los ojos, respirar hondo y concentrarse en lo que se desea embellecer o mejorar. Dejar que la vela se consuma y repetir este ritual todas las semanas.