Saturno entra en Capricornio

Noviembre 30, 2017

Sepa lo que nos trae este tránsito astrológico

Antes que termine este año, para ser exactos el 21 de diciembre, Saturno entrará en Capricornio y se mantendrá ahí hasta el 17 de diciembre del 2020, es decir, por los próximos tres años. Este evento cósmico marca nuevos ciclos, tanto personales como colectivos, que conviene tener presentes y entender para aprovecharlos mejor. Así es que vamos por parte.

En primer lugar, Saturno entra en su propio signo (Saturno rige a Capricornio), por lo tanto, es como cuando nosotros entramos a nuestra casa. Inmediatamente nos sentimos cómodos, confiados y más libres para expresarnos tal como somos, pues bien, algo parecido pasará con Saturno. Todo lo que este planeta representa, comenzará a expresarse con más fuerza y sus temas serán más evidentes para todos nosotros, es decir, Saturno hablará fuerte y claro durante los próximos tres años. Por lo tanto, lo primero que conviene hacer, es familiarizarse con la energía de Saturno y el tipo de procesos que viene a movilizar (tanto a nivel personal como colectivo). Con respecto a este punto, la forma cómo se manifieste finalmente, es decir, a través de qué tipo de eventos lo viviremos, dependerá del nivel de consciencia de cada individuo (en lo personal) y del nivel de consciencia colectivo (en lo social) que tengamos para el momento que se inicie esta nueva fase.

¿Bueno, y qué podemos decir de Saturno?

Pues que la energía de este planeta está asociada a conceptos como: límites, consistencia, miedos, inseguridades, responsabilidad, ley de causa y efecto, tiempo. Esto en términos muy generales, ya que cada una de estas nociones encierra en sí varias experiencias que este planeta nos puede hacer vivir. Al hablar de Saturno, debemos recordar que nos estamos refiriendo al “maestro”, él nos enseña sólo a través de la experiencia directa, él no explica lo que debes entender. Saturno no es teórico, cuando nos toca aprender una nueva lección, él se encarga de que la experimentemos, la vivamos, la sintamos para que, desde esa experiencia directa y personal, comprendamos finalmente de qué se trata… con él no hay espacio para evasiones, especulaciones o teorías, Saturno se maneja en el plano práctico, concreto y tangible, y así también son el tipo de experiencias que nos trae.

Otra cosa que también hay que tener presente durante su ciclo, es que como Saturno (Cronos) era el dios del tiempo, todos los procesos que nos “invitará” a experimentar, avanzarán sólo en dos velocidades: lento y muy lento. Saturno no va apurado a ninguna parte, su único interés es que aprendamos nuestra lección, por eso se toma el tiempo que sea necesario. Por lo mismo, aquellos que, por naturaleza, son más acelerados, activos o impacientes, serán quienes más desafiados se sentirán durante este período, y parte de su lección será precisamente aprender a ser más pacientes, organizados, comprometidos o disciplinados, ya que todo avanzará y se desarrollará más lento, paso a paso, dando tiempo para que internalicemos la experiencia y maduremos la lección.

Entonces repasemos primero la manifestación de Saturno en un nivel de consciencia inferior. Si vibramos en este nivel de consciencia, Saturno nos exigirá enfrentar nuestros miedos e inseguridades, es decir, enfrentar todo aquello que aún nos hace sentir que no somos capaces, que no estamos preparados o que no poseemos las habilidades necesarias para enfrentarlo. Lentamente, durante su tránsito, Saturno nos irá limitando las opciones y cerrando las salidas y, de alguna forma, nos hará una “encerrona” para que no podamos evadir ese enfrentamiento.

El objetivo de esta experiencia y la forma cómo la prepara este planeta, es para que, al final, después de haber sido “obligados” a enfrentar esa situación que tanto nos intimidaba internamente, debamos reconocer que sí podíamos, que sí teníamos los recursos internos para enfrentarla… resultado de la experiencia: crecerá nuestra confianza y seguridad personal, nos fortaleceremos y maduraremos. Esto es lo que Saturno busca movilizar en nosotros, es decir, volvernos más seguros, conscientes y maduros con respecto a nosotros mismos y a nuestras capacidades reales.

Idealmente, al final de estos próximos años, deberíamos alcanzar un nivel de certeza y serenidad interna como resultado de haber enfrentado esas inseguridades que, al inicio del ciclo, nos mantenían paralizados de miedo y, por lo mismo, incapacitados para desarrollar todo nuestro verdadero potencial.

Ahora bien, si nuestro nivel de consciencia vibra un poco más alto, nos veremos enfrentados a situaciones que nos darán la oportunidad para aplicar la comprensión que hemos adquirido sobre la ley de causa y efecto, viviendo momentos donde deberemos mostrarnos más responsables o comprometidos con la realidad personal que hemos creado basada en las decisiones, conscientes o no, que fuimos tomando en el pasado.

En este caso, lo que se nos pedirá trabajar, es nuestro sentido de la responsabilidad (especialmente hacia nosotros mismos), ser más consecuentes y perfeccionar nuestra capacidad para manejarnos con soltura en este plano físico fortaleciendo nuestra habilidad para lidiar con todo tipo de límites: de tiempo, espacio, energía, recursos, etc., lo que en la normalidad de nuestra vida cotidiana se suele expresar como la habilidad para proceder con paciencia, disciplina, esfuerzo, responsabilidad, perseverancia, compromiso, organización, orden, madurez, etc.

Durante su paso por Capricornio, uno de los temas centrales para Saturno será justamente esto, que desarrollemos y fortalezcamos estas cualidades, que son las que nos permitirán crear bases sólidas, estables y duraderas sobre las cuales construir las estructuras que necesitaremos para los siguientes procesos en nuestro crecimiento personal. Por supuesto que todas estas lecciones y desafíos personales se experimentarán según el ámbito de la vida, dentro del contexto de la carta astral, por la que Saturno transitará mientras está en Capricornio. Será en esa casa o área de experiencia en la que Saturno enfocará todas sus energías pidiéndonos enfrentar nuestras inseguridades o asumir mayores responsabilidades.

En cuanto al efecto que Saturno tendrá al entrar en Capricornio en un nivel colectivo, podríamos decir que, debido al trino que ha estado formando con Urano, esta vez trabajará como si formase parte de un equipo (aunque sólo un poco, ya que Saturno es un solitario). Este improvisado equipo, se enfocará en comenzar a construir y ordenar las nuevas estructuras sociales que deberán comenzar a formarse y estabilizarse después del caótico y demoledor paso de Urano por Aries.

Para Saturno, llegó la hora de que, como sociedad, nos concentremos en establecer bases sólidas, confiables y, sobre todo, creadas desde un nivel de consciencia, compromiso y responsabilidad social mucho mayor, tal vez, más madura y consecuente con el aprendizaje que, como colectivo, hemos vivido este último tiempo. Buscando entender qué salió mal y por qué, para ahora aplicar esa experiencia y sabiduría en el nuevo orden que deberemos re-establecer.

Por Karin Ostertag Jenkins

Astróloga, Maestra de Astrología

www.viajeinterior.cl