Rituales con fotos para atraer a la mujer amada

julio 15, 2011
Polaroid

Una fotografía puede ser el mejor objeto sobre el cual concentrarse en los encantamientos de amor. la imagen de la persona tiene la fuerza de su presencia; por eso, los hechizos y ceremonias que las incluyen resultan muy efectivos.

T odo ritual o ceremonia mágica persigue la fascinación de todos los sentidos para concentrarlos en aquello que se hace de una forma total y, al mismo tiempo, evocar en la mente niveles superiores de energía. Aquí, usaremos las fotografías para invocar la presencia del ser amado y nuestro deseo de unión con él.

AUMENTAR LA PASIÓN

Siga estos pasos:

  • Comience a llenar la bañera o una tina con agua bien caliente.
  • A medida que se eleve el nivel del agua, deshoje tres rosas rojas y tres jazmines del Cabo, eche lentamente los pétalos mientras invoca la ayuda de las flores con estas palabras: “Que la fuerza cósmica dormida en estos pétalos despierte y perfume mi camino hacia el amor”.  Repítalo tres veces.
  • Sumérjase en el agua, cierre los ojos y visualice el rostro de la persona cuyo amor desea obtener. Recorra con la mente cada uno de sus rasgos, deteniéndose de forma particular en la frente y en los labios.
  • Visualice a esa persona de cuerpo entero. Recorra todo su cuerpo: cuello, brazos, manos, tronco, piernas y pies. Deténgase más tiempo en la zona del corazón y en las manos.
  • Salga del agua, séquese lo menos posible y vista alguna prenda blanca.
  • Prepare un cuenco con agua tibia y colóquelo sobre una mesa cubierta con un paño blanco. A la izquierda, ponga una vela blanca; en el centro, detrás del cuenco, la foto de su amor; y, a la derecha, una flor blanca.
  • Con la vista fija en la foto, sumerja las dos manos en el agua, elévelas un poco para que el agua escurra y recite: “Que la fuerza del agua mansa traiga hasta mí el amor de (nombre de la persona)”.
  • Vuelva a hundir las manos en el agua, deje que fluya entre sus dedos y recite una vez más el ensalmo.
  • Deje que la vela se consuma.

PARA QUE VUELVA EL SER AMADO

  • Vístase con una prenda celeste (puede tratarse de un detalle, como un pañuelo, o del vestuario completo).
  • Extienda los brazos hacia los costados y gire rápidamente hacia la derecha, no menos de tres veces, o tantas como desee hacerlo, mientras dice en voz baja: “Que la fuerza cósmica del aire despeje mi camino hacia el amor”.
  • Deténgase y visualice el rostro de su amor. Luego, imagínelo de cuerpo entero. Deténgase en los ojos, la boca, el corazón y las manos.
  • Sobre una mesa cubierta con un paño celeste, coloque la foto de la persona que le interesa. A la derecha, pondrá una vela celeste, a la izquierda una pluma (de cualquier pájaro).
  • Con la vista fija en la foto, extienda los brazos hacia los costados y muévalos lentamente cruzándolos delante de su pecho, mientras recita: “Que la fuerza del aire suave traiga hasta mí el amor de [nombre de la persona].
  • Repita no menos de tres veces o tantas como quiera. Deje que la vela arda hasta consumirse.

QUE EL AMOR TRIUNFE SOBRE LAS DIFICULTADES

  • Vístase de color naranja.
  • Prenda un hornillo o sahumerios de lavanda y, llevándolos en las manos, recorra de derecha a izquierda toda la habitación.
  • Párese en el centro, cierre los ojos y visualice el rostro de la persona; haga lo mismo con el cuerpo. Concéntrese  más en los ojos, boca, corazón y manos. Repita en voz baja: “Que la fuerza cósmica del fuego consuma lo que impide que el amor nos una”. Repítalo tres veces, o más, si lo necesita.
  • Sobre una mesa cubierta con un paño naranja, coloque en círculo cinco velas, una de cada color: rosa (protegerá su amor); roja (asegurará buen sexo); naranja (le dará energía); amarilla (para que el espíritu esté presente en su amor); y violeta (para que la situación actual transmute en positiva).
  • Ponga en el centro la foto de la persona y encienda las velas. Con los ojos fijos en la foto, rodee con las dos manos la llama de la primera vela. Al hacerlo, diga en voz baja pero firme: “Que la fuerza del fuego puro que proviene del Sol guíe hasta mí el amor de [nombre de la persona]”.
  • Haga lo mismo con cada vela. Repita todo tres veces.
  • No apague las velas, déjelas que se consuman.

VENCER AMORES NO CORRESPONDIDOS

  • Temprano por la mañana, descálcese y camine sobre hierba. Será mucho mejor si hay rocío, ya que el agua es una magnífica conductora de energía. Puede hacerlo en un jardín o parque público.
  • Camine lentamente mientras recita en voz baja: “Que la fuerza cósmica de la tierra construya mi camino hacia el amor”.
  • Repítalo tres veces. Párese o siéntese sobre la hierba y con los ojos cerrados visualice a la persona. Recorra su rostro, concentrándose en los ojos y la boca.
  • Visualícelo de cuerpo entero, demorándose un poco más en la zona del corazón y en las manos.
  • Vístase de verde, puede ser con un detalle o con todas las prendas. Cubra una mesa con un paño del mismo color. En el centro, ponga una foto de la persona; a la izquierda, una vela color café y, a la derecha, un ramito de albahaca.
  • Mirando la foto y con las manos a los costados de la vela y el ramito, respectivamente, repita: “Que la fuerza de la tierra fértil, que es vida, haga brotar para mí el amor de [nombre de la persona].
  • Recítelo con fuerza y convicción no menos de tres veces, pero puede prolongarlo por el tiempo que quiera. Deje que la vela se apague sola. i