Protección con hadas y duendes

marzo 31, 2011
Fairy stars

Resguarde el hogar y la familia con estos rituales celtas. Pueden ayudarlo en sus tareas domésticas, protegerlo frente a un peligro y concederle beneficios en todos los planos de la vida. Pero, para ello, usted debe demostrarles respeto, saber cómo tratarlos y atraerlos a su hogar a través de sencillas ceremonias.

Muy importantes en la cultura celta, las hadas y los duendes pertenecen al reino de los elementales. Están presentes en la naturaleza, sobre todo, en sitios poblados de árboles y flores. Son pequeños, graciosos y están sumamente interesados en el destino de los hombres. Hay quienes afirman que no existen y otros que juran haberlos visto. Algunas personas les temen y otras experimentan simpatía por ellos. Integran la categoría de “gente pequeña” establecida por los druidas de la cultura celta. Conozca sus costumbres, sus poderes, el modo en que hay que tratarlos y los beneficios que puede obtener si toma contacto con ellos.

PEQUEÑAS DAMAS MÁGICAS

Las hadas son criaturas compuestas por puro prana, es decir, por una parte de la energía que habita el cosmos y que rara vez se manifiesta haciéndose corpórea. Una de las funciones de estas criaturas etéreas es la de absorber la energía del universo y proyectarla a través de las distintas formas naturales, como montañas y ríos, por ejemplo, además de ofrecer protección y armonía a quienes las albergan en su casa. Sus tareas principales incluyen ocuparse de la fertilidad de los suelos y, también, de la de las personas. Además, armonizan las relaciones familiares, ayudan a evitar enfermedades y otorgan lucidez para tomar decisiones. Amantes de los jardines y los bosques, el mejor modo de homenajearlas es a través de flores, frutas, ramas y hojas. Su función esencial, como se sabe, al igual que la de otros elementales, es resguardar a todos los seres de la naturaleza.

RITUALES CON FLORES

Si usted desea atraer a las hadas a su vida y realizar una petición concreta, siga los consejos que le damos a continuación:

  • Propiciar la fertilidad.

Tome tres margaritas y colóquelas en un gran jarro transparente con agua. Ubique el jarrón por fuera de una ventana. Si tiene jardín o patio, déjelo afuera, cerca de la puerta de entrada. Lo importante, sobre todo, es la hora.

Estas criaturas adoran el crepúsculo, cuando en que el sol se oculta y el color del cielo se vuelve azul claro, como sobrenatural. Ése es, pues, el mejor momento del día para homenajearlas con las flores.

  • Que ayuden en tareas domésticas.

Arme un ramo grande, con varias flores silvestres, ramas verdes e incluya otras que tengan frutos del tipo de las bellotas. Colóquelo sobre una mesa cercana a la cocina o al comedor.

  • Romper un maleficio.

Coloque en una bandeja o fuente, tres limones y varias hojas de laurel. Deje la fuente cerca de la puerta de entrada de su casa.

  • Evitar discusiones familiares.

Prepare bolsitas aromáticas con flores secas de lavanda. Coloque una dentro de cada placard o ropero de su casa.

  • Conquistar a alguien.

Las fresias, los jacintos y los pensamientos son flores ideales para atraer a las hadas que se ocupan de los asuntos sentimentales. Prepare floreros con ellas (la cantidad que desee), y colóquelos en su dormitorio.

CONOCIENDO A LOS DUENDES

Estas pequeñas criaturas saben desde siempre cuál es su misión en el planeta. Por eso, para lograr sus propósitos, marchan firmemente en busca de cumplir los objetivos que se han planteado. Se interesan de manera casi exclusiva por la naturaleza. Son los primeros ecologistas de la historia, ya que protegen las raíces de las plantas, los troncos de los árboles y el bienestar de los animales.

Pero, además de esa misión tan importante, se ocupan de ayudar a las personas, sobre todo, a las que se dedican a tareas relacionadas con actividades rurales, gastronómicas, financieras (a los duendes les gusta mucho el dinero) e industriales (también se sienten maravillados por las máquinas).

Los modos de atraerlos son diversos; pero, si hay un punto en el que todos los duendes se parecen, es en que les encanta comer, no ser molestados y tener un lugar que consideren propio, donde nadie pueda molestarlos. A continuación, le indicamos pequeños ritos para recibir a los duendes en su hogar.

  • Domovoy, el guardián de la familia

Éste es un duende doméstico por excelencia. Quienes lo han visto, afirman que usa camisa roja y un cordón azul. Su cabello es gris. El lugar preferido de este duende es la chimenea. Si no la encuentra, se ubicará en el lugar más cálido de la casa. Es sumamente protector. Ahuyenta a los merodeadores y asegurará las puertas y ventanas que han quedado mal cerradas. Si hay niños en la casa, velará porque duerman bien y no tengan pesadillas.

Ofrenda ritual: El mejor modo de tratarlo para que no abandone nunca el hogar es dejar en el lugar más cálido de la vivienda, un plato con garbanzos cocidos, una vez al mes, durante la luna llena.

  • Brownie, el que propicia la abundancia

Es el más conocido de los duendes domésticos británicos. Mide unos sesenta centímetros de alto, está completamente cubierto de pelos y tiene un piel igualmente oscura. Generalmente, va desnudo o vestido de ropas de lana marrón.

Ofrenda ritual: Es extremadamente servicial en las tareas de la casa y asegura la prosperidad a cambio de un poco de leche y algún dulce. Como todos los duendes es susceptible y, si le regalan ropas nuevas, desaparece para no volver. Deje siempre cerca de una ventana, un poco de estos pequeños manjares.

  • Alven, el protector de plantas y cultivos

Este duende vive en los estanques, donde no hay peces y debajo de colinas bajas. Es minúsculo y se mueve con ayuda del viento, dentro de burbujas de jabón o de cáscaras de huevo. Por lo general, circula sólo de noche.

Ofrenda ritual: Es un fanático defensor de las plantas y los cultivos, ya se trate de una huerta, o bien, de una extensa plantación en un campo. Si usted quiere proteger su jardín, deje en un estanque una cáscara de huevo con una gotita de miel y pídale a Alven que vigile sus sembrados.

¿QUIÉN LE TEME A LA GENTE MENUDA?

Pero, no todo es tan fácil. Hay que tener mucho cuidado con ofenderlos, porque entonces pueden atraer la mala suerte. Las relaciones con ellos deben ser muy respetuosas. No hay que olvidar con son seres de otro plano, y tienen cierto temperamento malicioso que surge a la primera provocación.

En Inglaterra, los campesinos que debían volver solos a sus casas, después del trabajo, transitando caminos oscuros y desolados, temían la aparición de estas ambiguas criaturas.

Para protegerse, practicaban diferentes ritos:

  • Se ponían la ropa al revés.
  • Llevaban una campanita u otro talismán en el bolsillo.
  • Cualquier objeto de hierro era una protección segura, por ejemplo, colocar un cuchillo en el umbral de la casa o llevar un clavo en el bolsillo.
  • Un puñado de sal también era una buena medida para evitar problemas.
  • Las piedras con agujeros se utilizaban para proteger a los caballos de los ataques de las hadas.

BUENOS MODALES PARA QUE NO SE ENOJEN CON USTED

Si usted se ve beneficiado con la presencia de las hadas y duendes y recibe sus servicios, no se lo cuente a nadie. En esto son intransigentes. Para ellos, el secreto es una forma de existencia y considerarían una indiscreción imperdonable que hubiera comentarios acerca de sus tareas. Evite, asimismo, toda expresión de agradecimiento, porque se ofenderán. Estas criaturas aprecian el respeto, pero no los cumplidos.

Advertencia. Si usted invita a la gente menuda a su casa, sepa que es posible que arrasen con dulces y golosinas. Pero, ¡cuidado!, si ve alimentos en su cocina que nadie de la familia compró, ni se le ocurra probarlos, porque puede quedar esclavizado para siempre por estas extrañas criaturas.

DOS PROTECTORAS DEL HOGAR

Hay casos especiales en los que conviene identificar a las hadas por su nombre y dedicarles rituales especiales.

  • Invocación a Berta

Es el hada protectora de las amas de casa laboriosas. Odia los descuidos y el desorden. Si necesita ayuda en las tareas domésticas, prepare un centro de mesa con frutas frescas en su casa, preferentemente, manzanas rojas. También conocida como Holda, dicen que, cuando esta hada se hace la cama, nieva y que, cuando lava la ropa, llueve.

  • Invocación a las fatit

Son las hadas de las pequeñas comunidades y están vinculadas a los destinos individuales. Cuando nace un niño, al tercer día del acontecimiento, se reúnen tres fatit alrededor de la cuna y establecen el destino del recién nacido. Son de dimensiones minúsculas y vuelan a caballo de mariposas. Cuelgue un móvil de mariposas en la habitación del pequeño, y las fatit elegirán un futuro maravilloso para él.