Mitología y Astrología: Mercurio, Dios del Olimpo

mayo 10, 2012
mitologia y astrologia

Mercurio fue un Dios del Olimpo denominado así por los romanos;  los griegos lo llamaron Hermes y los egipcios Tot. Su padre fue Zeus (Júpiter para los romanos) rey del Olimpo luego de haber desterrado a Cronos, su padre (a quien los romanos llamaron Saturno). Zeus o Júpiter, ya que se trata del mismo dios, era propenso a las relaciones extramatrimoniales. Mercurio nació de una de esas “escapadas ocultas”. En ese momento, su amante fue una ninfa de los bosques llamada Maya. Desde muy pequeño Mercurio fue travieso, inquieto y también mentiroso, ya que con el objetivo de salvarse de los resultados de una travesura negaba rotundamente haber participado de ella. En la mitología griega Hermes era considerado el mago, el artesano, el mensajero de los dioses, el dios de las fronteras, del comercio, de los mercaderes, de los caminos y de la palabra, entre otras tantas cosas.

Mercurio es regente de los signos Géminis y Virgo, pero si se tiene en cuenta su naturaleza, representa muchísimo más la inquietud, curiosidad y dualidad de los Gemelos que a la actitud de vida de los virginianos. Así como mitológicamente se mostraba como un niño inquieto, que iba de un lugar a otro con una celeridad increíble, dentro del Sistema Solar es el planeta más cercano al Sol, por lo que la fuerza gravitacional del Astro Rey lo impulsa a tener un movimiento de traslación rápido. Esto favorece a todos los nativos, ya que en algún momento del año lo tendrán transitando su signo y trayéndoles incontables beneficios.