Los secretos de la Virgen de Fátima

junio 15, 2012

¿QUÉ ESCONDEN?

La Virgenapareció en Lourdes e hizo tres revelaciones secretas sobre el futuro de la humanidad. Actualmente, se conocen dos profecías ya cumplidas. La tercera es un misterio, una incógnita.

Todo comenzó el 13 de julio de 1917, en una aldea cercana a Fátima, en Portugal. Tres niños pastores – Lucía, Francisco y Jacinta- fueron por primera vez testigos de las profecías dela Virgen. Posteriormentehubo cinco apariciones más. En la última se produjo el famoso “Milagro del Sol”.

En una de sus apariciones,la Virgenhizo un anuncio crucial para el futuro de la raza humana:la Madrede Dios les comunicó a los tres pastorcitos tres secretos importantes. Y les pidió muy especialmente que el tercero no se lo cuenten a nadie. A pesar de las persecuciones y presiones sufridas, los niños se negaron a revelarlo. Dos años más tarde, tal como ella les anunciara, fallecieron Francisco y Jacinta, y se elevaron al cielo con su Virgen, la señora con rayos de sol. Sólo Lucía quedó para dar testimonio.

La iglesia tuvo acceso a los tres secretos y ha reconocido oficialmente las apariciones de Fátima. Su Virgen es una de las más veneradas. Enla Santa Sedese tomaron muy en serio  los secretos de Fátima, en especial el tercero.

El silencio de los Papas

Entre 1941 y 1943, Lucía escribió los misterios. No le gustó la idea, pero accedió ante las reiteradas presiones de su confesor. Lo hizo de su puño y letra, en una humilde hoja de carta, doblada en cuatro y lacrada.

Lucía la entregó y pidió que sea abierta  luego de su muerte o en 1960, si ella viviera. Sin embargo, las cosas no sucedieron así. El sobre llegó al Vaticano en 1957, donde fue archivado. Y una vez allí, sólo se habló de las dos primeras revelaciones… la tercera jamás se hizo pública.

¿Qué puede contener el tercer secreto para que durante medio siglo, varios Papas lo leyeran y decidieran archivarlo y callarlo? Tal vez se sea posible responder a esa pregunta si averiguamos qué pasó con la primera y la segunda revelación. Estas resultaron ser las más proféticas en la historia de la humanidad, aunque ese futuro no fuera entonces ni siquiera imaginable. Sin embargola Virgenlo anunció: el fin dela Primera GuerraMundial y el comienzo dela Segunda, el dominio de Rusia en el Este, y por último, la conversión de Rusia y un período de paz sila Iglesiaconsagraba el Corazón Inmaculado dela Virgena ese país. Esto recién sucedió en 1984, en una ceremonia en la plaza San Pedro. Y de manera increíble, un año después apareció la libertad religiosa. La respuesta a la pregunta de por qué se esconde el tercer secreto de Fátima es obvio: las dos primeras profecías fueron acertadas, y el temor de que también se cumpliera hizo que se lo ocultase.

Sorpresa y controversia

Inesperadamente, después de medio siglo de silencio,la Iglesiadecidió dar a conocer el contenido de la tercera profecía. El 13 de mayo del 2000, durante la beatificación de Francisco y Jacinta en Fátima, se anunció parte de su texto según la interpretación oficial dela Santa Sede.

La tercera revelación habla del atentado que sufrió el Papa Juan Pablo II en 1981, justo un 13 de mayo, al igual que la fecha de la aparición dela Virgen. Sinembargo, esta pretendida transparencia, contrariamente a lo esperado, produciría el efecto inverso. Finalmente, los medios de comunicación accedieron a una verdad “extra oficial”: Juan Pablo II admitió que el texto revelado era incompleto.

Y a ello respondió el Secretario de Estado, Cardenal Ángelo Sodano: “Este texto es una visión profética comparable a la de la Sagrada Escritura, que no describe con sentido fotográfico los detalles de los acontecimientos futuros, sino que sintetiza y condensa sobre un mismo fondo hechos que se prolongan en el tiempo en una sucesión y con una duración no precisadas. Por tanto, la clave del lectura del texto ha de ser de carácter simbólico”. Y continúa: “La visión de Fátima tiene que ver sobre todo con la lucha de los sistemas ateos contra la Iglesiay los cristianos, y describe el inmenso sufrimiento de los testigos de la fe del último siglo del segundo milenio. Es un interminable Via Crucis dirigido por los Papas del Siglo XX”.

Las diferentes interpretaciones

Las profecías son generalmente escritas o pronunciadas de modo críptico y metafórico. No es sencillo interpretarlas. Es por ello que cada uno debe sacar sus propias conclusiones de la tercera profecía de Fátima. Además de realizar la interpretación teniendo en cuenta el contexto histórico, político y religioso de las profecías, no sólo las de Fátima sino todas, lo único certero en el análisis y comprensión de cada una de las profecías dela Virgenes que no habrá fin de los tiempos pero sí grandes cambios a los que la humanidad deberá atenerse, y adaptarse para que los valores sagrados sobrevivan.  No se anuncia la muerte del Dios cristiano ni de sus fieles seguidores, pero sí la imperiosa necesidad de la creación de un nuevo mundo de paz y justicia para todos por igual, sin secretos que permitan el poder de unos sobre otros.

Las tres profecías de Fátima

El Primer Secreto:

Según los niños pastorcillos la Virgen les mostró una visión del Infierno, un fuego que se encontraba bajo la tierra, en el cual habitaban demonios y almas con formas transparentes y humanas ardiendo, las cuales se quejaban con gemidos desgarradores, que los horrorizaron e invadieron de temblores. Los demonios tenían formas espantosas, alguno se asemejaban a animales espantosos, de color negro transparente. La visión duró por un instante, pero habían sido anticipados y preparados por la Madre Celestial, entonces los niños dijeron que gracias a esta preparación pudieron resistir el gran temor que los invadió.

El Segundo Secreto:

El texto dice así: “La Primera Guerra mundial terminará pronto. Sin embargo, si la humanidad no deja de ofender a Dios, otra guerra peor surgirá en el Reino del Papa Pío XI (Frente a la iglesia entre 1922 –1939). Cuando ustedes vean una noche iluminada por una luz desconocida, sepan que éste es el gran signo que Dios les da, porque él va a castigar el mundo por sus crímenes a través de las guerras, el hambre, la persecución de la Iglesia y del Santo Padre. Para impedir esto, Yo vendré a pedir la consagración de Rusia a mi Inmaculado Corazón y la comunión de reparación de los Primeros Sábados”.

El Tercer misterio:

Según la traducción oficial -aunque parcial- el manuscrito de Lucía dice así:

“Después de las dos partes que ya he expuesto, hemos visto al lado izquierdo de Nuestra Señora un poco más en lo alto a un Ángel con una espada de fuego en la mano izquierda, centelleando; emitía llamas que parecía que iban a incendiar el mundo, pero se apagaban al contacto con el esplendor que Nuestra Señora irradiaba con su mano derecha dirigida hacia él. El Ángel señalando la tierra con su mano derecha, dijo con fuerte voz: ¡Penitencia, Penitencia, Penitencia! Y vimos en una inmensa luz: “algo semejante a como se ven las personas en un espejo cuando pasan ante él”, a un Obispo vestido de Blanco “hemos tenido el presentimiento de que fuera el Santo Padre”. También a otros Obispos, sacerdotes, religiosos y religiosas subir una montaña empinada, en cuya cumbre había una gran Cruz de maderos toscos como si fueran de alcornoque con la corteza; el Santo Padre, antes de llegar a ella, atravesó una gran ciudad medio en ruinas y medio tembloroso con paso vacilante, apesadumbrado de dolor y pena, rezando por las almas de los cadáveres que encontraba por el camino, llegado a la cima del monte, postrado de rodillas a los pies de la gran Cruz fue muerto por un grupo de soldados que le dispararon varios tiros de arma de fuego y flechas, y del mismo modo murieron unos tras otros los Obispos sacerdotes, religiosos y religiosas y diversas personas seglares, hombres y mujeres de diversas clases y posiciones. Bajo los dos brazos de la Cruz había dos Ángeles cada uno de ellos con una jarra de cristal en la mano, en las cuales recogían la sangre de los Mártires y regaban con ella las almas que se acercaban a Dios”.