Limpieza de casa con velas

diciembre 20, 2010
Limpieza de casa c-velas

LE ENSEÑAMOS RITUALES CON FUEGO PARA ELIMINAR LAS ENERGÍAS NEGATIVAS DE SU HOGAR Y REEMPLAZARLAS POR INFLUJOS POSITIVOS.  SU VIVIENDA SE CONVERTIRÁ EN UN LUGAR DE PAZ, ARMONIA Y AMOR, Y PROPICIARÁ TODOS SUS DESEOS.

El simple acto de encender una vela puede provocar un cambio fundamental en su modo de vida. Una llama prendida con un propósito determinado y siguiendo las pautas de un ritual bien definido, altera positivamente la energía de su hogar, de dos maneras: a) Como herramienta neutralizadora, despeja la vivienda de todo lo malo, es decir, que elimina energías adversas y b) Como elemento positivo, carga la casa de buenas vibraciones. En esta nota, le proponemos una técnica para que cambie la suerte de su hogar, eliminando todo lo malo y transfiriendo buena energía para que sus deseos, proyectos y objetivos cuenten siempre con buenos auspicios.

Técnica de absorción y depuración

En esta primera etapa, el proceso de limpieza se lleva a cabo para eliminar malas vibraciones. Como requisito previo, usted debe limpiar toda la casa de la manera tradicional, quitando el polvo y poniendo orden en los ambientes. Una vez que haya finalizado con esta parte de la limpieza, puede comenzar con el ritual con velas propiamente dicho

Necesitará

1 velón blanco Siete Días, que representará a la casa

1 vela gris claro, que representa la neutralización de la mala suerte

1 vela negra, que representa la mala suerte

Aceite de oliva o de uva para ungir las velas

La fórmula

1.- El primer paso es ungir las velas para consagrarlas (ver Recuadro). Una vez que están las tres consagradas, colóquelas sobre una mesa. El velón blanco debe ir en el medio. A la izquierda, de la vela blanca ubique el cirio negro y a la derecha, el gris.

2.- Encienda el velón blanco, que simboliza a su vivienda. Concéntrese y diga: Esta es mi casa y está a punto de ser purificada.

3.- Encienda la vela negra y diga: Esta es mi mala suerte y está a punto de alejarse.

4.- Encienda la vela gris y diga: Este cirio neutralizará mi mala suerte.

5.- Las velas comenzarán a consumirse, menos la blanca, que debe durar una semana.

Mientras los cirios arden, concéntrese en el propósito que lo llevó a practicar el ritual.

6.- Visualice cada habitación de su hogar. Mediante el ritual de purificación, las vibraciones negativas que circulan por su casa, se reúnen y se dirigen a las llamas encendidas. Primero se concentran en el velón blanco que representa a su hogar. Una vez que esas corrientes adversas se localizan allí, son absorbidas por la vela negra, donde se consumen. Mientras tanto, la vela gris elimina y neutraliza cualquier remanente de negatividad que pudo haber quedado alojado en el velón blanco.

7.- Cuando la vela negra y la gris se hayan consumido, retire los restos de cera y arrójelos a la basura. Deje que el cirio blanco arda durante una semana. En ese lapso, la vivienda se irá descargando de todo tipo de energías adversas: mala suerte, sentimientos depresivos, estrés, pesimismo, etc. Cuando se hayan consumido por completo, retire los restos de cera y arrójelos a la basura.

Nota: Esta fórmula de limpieza debe practicarse al comienzo de una Fase Menguante.