Hechizos para encontrar trabajo

Febrero 8, 2018

No olvide que el destino lo escribe cada persona y que cambiarlo sólo depende de uno mismo. pero, si recurre a estos ejercicios y prácticas mágicas, además, aumentará el éxito en su búsqueda laboral.

La acción de buscar y encontrar trabajo supone algo mucho más complejo que la mera persecución de un objetivo concreto: implica también toda una actitud frente a la vida y a las demás personas. Puede suceder, entonces, que alguien menos preparado que otro pueda conseguir mayores logros, si tiene una actitud fuertemente positiva, cree más en sí mismo o sabe “vender” mejor sus conocimientos o aptitudes. Por eso, solamente si usted orienta sus fuerzas hacia esta meta tan importante, podrá convertirse en un candidato apto para el destino y para las oportunidades, en este caso, en materia de trabajo. En esta nota que le presentamos, encontrará diferentes tipos de ejercicios y prácticas mágicas que lo ayudarán a conseguirlo. Lea atentamente, practique con entusiasmo y decídase a encontrarse, de una vez por todas, con el éxito y la realización personal que lo aguardan.

LA ENERGÍA POSITIVA

La energía positiva que una persona pueda poner en juego a la hora de hallar una ocupación es vital para reconfigurar la personalidad y orientarla hacia la consecución de sus objetivos de forma efectiva y exitosa. En esta reformulación energética que le proponemos, dos técnicas mentales resultan clave y, aunque se realicen de manera no profesional, son muy importantes y eficaces. Recuerde que estas dos prácticas debe realizarlas todos los días, ya que constituyen la confirmación progresiva de sus deseos y de la energía derivada de su decisión. De esta forma, usted logrará que su fuerza y capacidad de supervivencia con que todos contamos se oriente específicamente a encontrar un trabajo. Estas dos prácticas son:

1. Ejercicio de proyección visual: imagínese a usted mismo encontrando el trabajo que desea, de la forma más detallada que pueda. Piense cuáles serían las tareas más adecuadas para usted, en dónde podría desempeñarlas (cómo sería el lugar y los compañeros de labor) y cómo sería exactamente su trabajo.

2. Programación de horizonte:  decídase en serio a buscar un trabajo con toda la intensidad y concentración de que sean capaces su mente y su corazón. Piense a diario en su determinación y manténgase atento todo el tiempo, pues, solamente cuando las energías se encuentran orientadas claramente hacia la obtención de su objetivo y cuando los sentidos se agudizan y la creatividad se intensifica, es que pueden hallarse las oportunidades donde menos se las espera.

3 PRACTICAS MAGICAS PARA TENER SUERTE

1. RITUAL CON VELAS

Se necesita una vela nudo verde y una violeta, y otra común morada, junto con un objeto relacionado a su oficio. Prenda las velas y sostenga entre sus manos el elemento elegido, con mucha fuerza, como si pudioera pasarle su energia. Cierre los ojos y repita tres veces:

“Padre, tú que dijiste al hombre ganarás el pan con el sudor de su frente, dame que hacer que hacer con estas manos para ganarme el pan; yo te lo agradeceré infinitamente. Amén”. Repita dia por medio en las mañanas.

2. AMULETO ENERGETICO

Mezcle una esencia de su gusto, albahaca macerada, povo de azmiscle y agua bendita en un frasco pequeño, que pueda llevar en la cartera. Antes de salir a buscar trabajo o el día de su entrevista, póngase esta preparación en las muñetas, codos y cuello.

3. BAÑO DE SUERTE

Hierva 2 tazas de agua y apague el fuego. Agredue 30 gr de Hierbabuena, deje macerar. Cuele y agregue ¼ de leche y una copita de anis. Guarde la preparación en un frasco de vidrio y conservela en la heladera. Apliquese la mezcla en gotas por el cuerpo

ALGUNOS CONSEJOS PARA REFORZAR SU POTENCIAL

Los siguientes consejos funcionan de forma complementaria a las técnicas anteriores y refuerzan su potencial energético.

  • Conózcase en profundidad: No basta con decir “soy cocinera” o  “soy carpintero”. No es verdad que seamos capaces sólo para aquellos trabajos que realizamos habitualmente. Seguramente, usted tiene más aptitudes y ha realizado otras tareas con éxito o se ha descubierto con talento para actividades que no son cotidianas. Esas “facilidades” para hacer otras cosas diferentes de las habituales también pueden ser una excelente opción para ofrecer nuevos servicios a posibles empleadores.
  • Lea atentamente las últimas cuatro palabras del consejo anterior: verá que se menciona “ofrecer” y no “pedir”. Usted debe ofertar su labor a la gente que podría necesitar de su trabajo, pedir un puesto laboral. Esta actitud es opuesta a la conducta de rogar, pedir o suplicar para que le encomienden una tarea. Es decir, no se trata sólo de “esperar” a recibir un trabajo sino de “salir a buscarlo”. No olvide que su trabajo (es decir, su capacidad mental y física, más su tiempo) valen, y mucho: usted está brindando a los demás un servicio valioso. Por lo tanto, no debe regalarlo ni pensar que su empleador le hace un favor al encargarle una tarea. Este consejo es parte importante de la “actitud” mencionada al inicio de la nota: su energía y decisión serán más inquebrantables si entiende que “usted es el dueño del trabajo que ofrece”, y no que los demás son los que pueden elegir rechazarlo para cumplir una labor.
  • No sienta miedo de difundir su objetivo: ni se avergüence de contarles a sus conocidos, amigos y familiares que usted quiere encontrar un trabajo de lo que sabe hacer y además le gusta, y que se encuentra en plena búsqueda. Las chances laborales llegan de los lugares más impensados y, cuando usted comente a sus allegados cuáles son sus metas, demostrará también la intensa energía que pone en juego para lograr sus fines. Una de las opciones es hacer un listado de la gente que conoce y anunciarle que está buscando trabajo.