Conjuros especiales de San Valentín

Febrero 9, 2018

4 hechizos potentes para hacerle a su pareja en el día más hermoso del año. Sedúzcala con magia y vuelva a ganar su corazón cada día.

Febrero es, sin duda, el mes del amor y, aunque algunos crean que es algo pasajero que sólo se vive al comienzo de una relación, muchos son los que sostienen, y nosotros con ellos, que cada día podemos volver a enamorarnos y a enamorar a nuestra pareja.

El secreto para que se mantenga vivo es cuidarlo y ocuparse de alimentar cada día la seducción y la energía vital.

Por eso, nadie más indicado para ayudarnos que el popular San Valentín, cuya festividad es el 14 d febrero.

Cuenta la leyenda que Valentín fue un sacerdote que vivió en Roma del siglo III,  época del emperador Claudio III, quien consideraba que los hombres casados rendían menos en el frente de batalla por estar emocionalmente ligados a sus familias. Es por eso que determinó prohibir el matrimonio.

 

Pero, el obispo cristiano Valentín, disconforme con semejante decisión, comenzó a casar a parejas de jóvenes enamorados en secreto. Cuando Claudio III se enteró, detuvo al santo, lo presionó para que renunciara a su religión y, ante su firme negativa, lo condenó a muerte. San Valentín, es pues, un modelo de sacrificio por amor y, por ello, es el patrono del más noble sentimiento humano.

A continuación, los conjuros que harán que su pareja siga enamorado de usted como si fuera el primer día.

 

  • JABÓN SENSUAL

Objetivo: despertar las energías seductoras para conquistar o reavivar la pasión de los enamorados.

Elementos: 3 rosas rojas, 1 jabón de rosa mosqueta, 1 trozo de tul blanco, cinta roja, esencia de jazmín.

 

Procedimiento: piense en la persona amada, visualice su rostro, sienta su aroma y su piel. Con estas sensaciones, saque uno a uno los pétalos de las tres rosas rojas, repitiendo: “Me quieres, te quiero con amor y pasión sinceros”. Diluya 10 gotas de aceite esencial en un cuarto litro de agua y rocíe los pétalos. Colóquelos dentro de una bolsita hecha con el tul y guarde allí el jabón, en el que grabará las iniciales de la pareja. Cierre y obsequie para San Valentín diciéndole a la persona: “No cambiaría un minuto de ayer contigo por cien años de vida sin ti, quiero enjabonarte en pétalos de rosas, cubrirte con  besos de pies a cabeza. Feliz San Valentín”.

  • GLOBOS DE CONQUISTA

Objetivo: abrir el corazón de su enamorado para que se vuelva receptivo a sus sentimientos.

Elementos: 3 globos rojos con forma de corazón, fibra negra, brillantina plateada, chocolatines, papel y lápiz

Procedimiento: corte tres papeles pequeños y escriba un conjuro romántico en cada uno, por ejemplo: “Ni el chocolate me sabe dulce después de besarte”; “Quiero decirte tantas cosas que no sé como empezar. Sólo me acuerdo de una: que te quiero de verdad”. Ahora, meta doblado un papelito en cada globo y eche un poco de brillantina por el cuello de uno, diciendo: “Palabras con brillo, que a tu corazón dirijo, vuelvan envueltas en tus besos prístinos”. Infle los globos, anúdelos, y luego escriba con fibra negra de ambos lados la frase “Te quiero”, en distintos idiomas: “Aishiteru” (en japonés), “Je t’aime” (en francés), “Ich liebe dich” (en alemán), “Ya tebya liubliu” (en ruso), “Eu te amo” (en portugués). Al entregarle este ramillete, dígale a su amor: “En español, en portugués o en inglés, hablemos en el idioma del corazón. Feliz San Valentín”.

  • RECONCILIACIÓN DEFINITIVA

Objetivo: unir en pasión armoniosa a parejas que estaban en discordia

Elementos: 1 ramo de flores frescas y bonitas, en lo posible de color rosa, amarillo, blanco y rojo, azúcar; esencia o jugo de limón.

Procedimiento: Disuelva, en un vaso con agua, una cucharadita colmada de azúcar y una de esencia o jugo de limón. Mezcle diciendo: “Agua dulce que suaviza, limón ácido que limpias, con asistencia de San Valentín den a estas flores el poder de recomponer”. Vierta esta mezcla en un jarrón con agua limpia bien fría; luego, mezcle con una cuchara y coloque el ramo de flores frescas durante las 24 horas, antes de entregarlas a su enamorado/a. Al hacerlo, dígale risueñamente: “Perdona, ¿no tendremos algún amigo en común para que nos pueda presentar?”.

 

  • PIROPOS CON HECHIZO

Objetivo: provocar el amor a primera vista.

Elementos: papel y bolígrafo, sobres rojos. Azúcar y canela. Vela rosa.

Procedimiento: recorte 5 tiras de papel y sumérjalas, durante una noche, en un recipiente con azúcar mezclada con canela, a la luz de una vela rosa. Al día siguiente, con hermosa caligrafía y bolígrafo rojo escriba un piropo en tira. Elija entre los siguientes: “Hola. Soy un ladrón/a y lo primero que quiero robar es tu corazón”. “Quien fuera reloj, para ser dueña/o de tu tiempo”. “No camines por el lado del sol, porque los bombones se derriten”. “Quisiera ser mar y que tú fueras la roca, para que, cuando suba la marea, poder besarte en la boca”. “Debes estar cansada/o hoy después de todo lo que hicimos en mi sueño anoche”.

Colóquelos debajo de su almohada la noche anterior a San Valentín. Llévelos consigo durante todo el 14 de febrero y, cuando sienta la corazonada, obsequie una de las tiras que más le guste a su enamorado/a. Elija uno al azar, haga varios intentos a lo largo del día, finalmente la persona indicará le dará la señal de aceptación…

 

CUPIDO, EL MITO DEL AMOR

El día de los enamorados no sería lo mismo sin Cupido, el pequeño dios del amor en la mitología romana. Mucho antes del día de San Valentín, Cupido ya ocupaba un lugar protagónico en las festividades griegas y romanas dedicadas al amor. También conocido como Eros en la mitología griega, este niño alado es hijo de Venus (Afrodita para los griegos), diosa de la belleza y la fertilidad.

Resulta extraño que Cupido, siendo un dios mitológico, sea representado por un niño. La historia cuenta que su propia madre se sorprendió al comprobar que su hijo no crecía. Preocupada, fue al Oráculo de Temis, y éste le respondió: “El amor no puede crecer sin pasión”.

En la Tierra de los humanos, vivía una princesa llamada Psique (Alma), a la que Venus envidiaba por su gran belleza. Sin embargo, esta bella mujer no lograba encontrar marido, pues los hombres no se sentían dignos de ella. Un Oráculo predijo que Psique encontraría el amor en un precipicio.

Cuando Psique estaba en el borde del abismo, Venus envió a su hijo Cupido a eliminarla con sus flechas. Pero Cupido, al verla, se enamoró profundamente de ella y creció hasta convertirse en un apuesto joven. Contra los deseos de su madre, se casó con Psique y fueron muy felices, hasta que ella, incitada por sus hermanas, rompió la prohibición impuesta por los dioses: miró a su marido siendo ella una simple mortal.

Como castigo, Psique fue alejada de Cupido y, desde entonces, la arrepentida princesa recorrió el mundo en busca de su amado, superando los obstáculos que le ponían los dioses.

Fue tanto lo que Psique luchó que, finalmente, el Olimpo decidió convertirla en diosa para que pudiera reunirse con su amado.

Desde entonces, el amor ha sido simbolizado por dos corazones atravesados por una flecha: la flecha de Cupido.

INGRESA A NUESTRA COMUNIDAD EN FACEBOOK