Cómo bendecir casas a fin de espantar malos espíritus

noviembre 7, 2011

Sonidos extraños que se escuchan en la otra habitación, sombras que atraviesan el portal, mala energía que se siente en el ambiente y provoca pesadez, desánimo o miedo… todos estos son indicios de malos espíritus que rondan nuestras casas y que debemos alejar de la mejor manera.

Desde la antigüedad, se cree que los espíritus andan vagando por la tierra por diferentes razones, especialmente, porque han dejado alguna deuda en el estado terrenal. Algunos son buenos pero otros malos, por eso debemos tomar acciones pronto y evitar daños emocionales e intranquilidad en el hogar. Bendecir la casa es la mejor manera de mantener alejados esos espíritus que nos roban energía positiva y que nada tienen que ver con nuestra vida.

CONSIDERACIONES INICIALES

Antes de realizar algún ritual deberá tener en cuenta estos consejos para que el trabajo sea realmente efectivo:

  • Lo principal es consolidar una buena defensa a través de la conformación de un hogar sólido en donde reine el amor y la comprensión.
  • Los malos espíritus se alojan en lugares donde pueden satisfacer su perversidad. No basta pedir su alejamiento, es necesario despojarnos de lo que les atrae.
  • Tomar en cuenta que, muchas veces, debemos recurrir a terceros para que nos ayuden a bendecir los espacios que habitamos.
  • Es ideal pedir a un sacerdote que realice una oración con agua bendita, y acompañar este acto con mucha fe. Sin embargo, en muchas ocasiones resulta mejor buscar otras alternativas para bendecir la casa. A continuación, damos algunas opciones.

¡ESPIRITUS FUERA!

Veamos tres artificios protectores para deshacernos de una vez y para siempre de esos malos espíritus que rondan el hogar.

Truco fácil

  • Tirar sal hacia la espalda y repetir una frase en la que se pronuncie el deseo de que los malos espíritus desaparezcan.

Ritual bendito

  • Colocar un poco de agua y vinagre sobre una mesa de madera.
  • Ubicar la mesa en la habitación donde se sienta más la presencia del espíritu maligno.
  • Colocar un espejo sobre la mesa y esparcir un poco de sal alrededor.
  • Poner velas en forma de triángulo sobre el espejo y espolvorear tres pizcas de sal al espejo y una pizca a cada vela.
  • Encender las velas y dejar que se consuman.
  • Retirar todo y colocar el espejo en un lugar visible. Arrojar toda la sal al desagüe.

Conjuro de limpieza de energética

  • Se necesitan: 1 clavel blanco, 1 ramo de hinojo fresco (o seco), 3 ajos grandes y agua bendita.
  • Picar finamente los tres ajos y ponerlos dentro de un cubo pequeño de agua y con el clavel y el hinojo salpicar todo el espacio.
  • Mientras se va salpicando la salmodia, recitar:
  • “En nombre de la santísima trinidad saco todo lo malo para que entre todo lo bueno así como Jesús entro en la santa y sagrada casa de Jerusalén”.
  • Luego, hacer cruces en las puertas con el agua bendita.

LIMPIEZA DE PERSONAS

Los malos espíritus afectan de manera directa a las personas que, sin causa aparente, experimentan sensaciones de cansancio y depresión. Esto se debe a algunas vibraciones negativas que pudieron haber quedado depositadas en nuestro ser. Realice estos rituales:

Oración para traer buenas energías

  • Encender 3 velas blancas, dispuestas en forma de triángulo.
  • Hacer un ramo de flores blancas combinado con una ramita de romero, eucalipto, pirul y albahaca. El ramo deberá ser amarrado con un listón rojo brillante.
  • Sostener el ramo con la mano derecha y hacer una cruz desde la cabeza a los pies, diciendo: “En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén”.
  • Repetir varias veces con movimientos siempre de arriba abajo, de tal manera que recorra el cuerpo en varias ocasiones.
  • El ramo debe sacudirse con fuerza hacia la izquierda cada vez que termine de recorrer alguna parte de su cuerpo.
  • Repetir la siguiente oración: “Por el poder divino de la Cruz. Por el poder maravilloso del amor, que este cuerpo se libre de las malas vibraciones. Que el daño, sea cual fuere, se aleje. Que sean desterradas las entidades malas de este cuerpo. Que recobre la salud, la paz y la tranquilidad. Por los siglos de los siglos, así sea”.
  • Al finalizar el ritual, rezar un Padre Nuestro.

Incienso para ahuyentar los malos espíritus

En el caso de sentir presencias extrañas en la casa, movimientos de objetos o sombras, este incienso resulta efectivo:

  • 3 cucharadas de enebro
  • 3 cucharadas de Artemisa
  • 1 cucharada de comino
  • 2 gotas de aceite de oliva
  • 1 cucharada de ruda
  • Tirar todo a la basura una vez usado.

Es recomendable cubrirse la cabeza como medida de protección y comenzar desde el interior de la casa hacia la puerta de salida.

Tres maneras sencillas de purificar el hogar

1. Derretir jabón de color azul en un balde de agua y con ello limpiar toda la casa. Hervir ramas de albahaca morada, esencias de mejorana, nuez moscada y benjuí y con esta mezcla quitar el jabón que pudiera haber quedado impregnado en el piso o en los muebles.Encender una vela de color blanca, mientras se hace la segunda limpieza.

2. Conceder una oración a San Cipriano y pedir sus bendiciones. Pasar un trapo remojado con aceite de almendra por las paredes de toda la casa. Luego, quemar incienso de canela y vainilla.

3. Llenar la casa de alegría con flores y otros adornos de aspecto festivo. Reunir a la familia y celebrar la vida con música y cánticos de alabanza.

CONSEJO

Vivimos en un mundo en que habitan los malos espíritus. El amor y las buenas intenciones no siempre nos protegen de ellos, pero nos dan fuerza para la resistencia.