Autoestima, 12 ejercicios para fortalecerla (parte dos)

mayo 20, 2011

Leer la primera parte de la nota

PASO 4: Alejar el pensamiento “catástrofe”. Las situaciones que más afectan a quienes tienen una autoestima baja son las de rechazo. Si, por ejemplo, alguien a quien invitamos a salir no acepta, debemos deshacernos de los pensamientos negativos encadenados del tipo: “No quiso salir conmigo. No le gusto ni le importo a nadie. Nunca podré encontrar una pareja”.

En lugar de alimentar este tipo de críticas, hay que ser objetivos. Es cierto que nos duele ser rechazados, pero eso no significa que no podamos encontrar a alguien que nos quiera. Debemos pensar: “Tengo muchas buenas cualidades y, con seguridad, voy a encontrar a alguien.”

AFIRMACIONES:

1. Soy capaz de amarme y soy capaz de amar a otro.

2. Sé lo que quiero.

3. Me gusto a mí mismo.

4. Soy libre de elegir a quien amar.

5. Difruto de acercarme libremente a quien me gusta y acepto con desapego su decisión.

6. Acepto el rechazo y lo tomo con serenidad.

7. Yo puedo rechazar a otro.

8. Soy libre y hábil para relacionarme.

SEGUNDA ETAPA

Practicar el auto-fortalecimiento

Debido a que la baja autoestima está ligada a la forma negativa en que los demás nos han tratado en el pasado, la segunda etapa debe centrarse en considerarnos a nosotros mismos como personas valiosas. Además de desafiar los mensajes negativos, debemos darnos a nosotros mismos lo mejor que podamos ofrecernos para demostrarnos que merecemos amor. Este objetivo supone varios pasos para conseguirlo.

PASO 5: Practicar cuidados básicos. La gente con baja autoestima suele tener un comportamiento autodestructivo. Por eso, deben esforzarse por seguir ciertos requisitos mínimos de cuidado personal. Entre ellos: Dormir lo suficiente, comer en forma saludable, hacer ejercicio regularmente, tener una buena higiene personal, etcétera.

AFIRMACIONES:

1. Me amo y me cuido a mí mismo.

2. Protejo mi cuerpo y mi alimentación.

3. Mi aseo personal diario es importante para mí.

4. Mi apariencia personal es agradable.

5. Amo mi cuerpo y me acepto como soy.

6. Aprendo a estar mejor cada día.

7. Disfruto de la belleza.

8. Me gusta agradar a otros, soy bello/a.

PASO 6: Relajarse y disfrutar. Es muy importante que las personas con baja autoestima aprendan a disfrutar. El placer no es algo que debamos experimentar cuando nos sobra tiempo, sino una actitud ante la vida que debe estar presente en todo mo-mento. Por ejemplo: pasar tiempo con amigos, comprarnos algo, ir al cine, salir a pasear en compañía de gente a quien queramos, etcétera.

AFIRMACIONES:

1. Merezco disfrutar de la vida.

2. El placer  llena mi corazón.

3. Los demás me enseñan.

4. Me manifiesto como soy, con libertad y alegría.

5. Disfrutaré de este día, aquí y ahora, en el presente.

6. Dialogar es agradable.

7. Participar de la comunidad es importante.

8. Aprendo cada día algo nuevo.

PASO 7: Apoyarnos sin condiciones. Tenemos que recordarnos siempre, a nosotros mismos, nuestras fortalezas y logros. Hacer una lista de todas las cosas que nos gustan y releerla todos los días para conseguir afirmarlas.

AFIRMACIONES:

1. Disfruto mi sexualidad.

2. Amo y soy amado.

3. Estudio y siento placer.

4. Disfruto de la naturaleza.

5. Me dedico a este pasatiempo porque me da placer.

6. Me gusta bailar.

7. Practico música y me siento bien.

8. Hacer ejercicio me hace feliz.

PASO 8: Perdonarnos. Cuando las cosas no salen como quisiéramos, el auto-fortalecimiento puede ser muy difícil si no estamos acostumbrados. Usemos las afirmaciones positivas y rechacemos al crítico interno. Debemos auto-fortalecernos incluso cuando sintamos que no lo merecemos. Si aprendemos a tratarnos bien, comenzaremos a mejorar nuestra autoestima.

AFIRMACIONES:

1. Me perdono a mí mismo.

2. El pasado no existe, sólo hay presente.

3. Perdono a quien me ha dañado.

4. Confío en el futuro.

5. Merezco ser feliz.

6. Olvido la venganza.

7. Sé defenderme.

8. Olvido lo que no vale la pena recordar.

TERCERA ETAPA

Reconocer la situación y pedir ayuda

Reconocer que tenemos un problema de autoestima y pedir ayuda es la última etapa, porque darse cuenta de que uno padece este conflicto no es algo automático, exige una toma de conciencia y ésta se genera de forma progresiva. El pedido de ayuda surge del hecho mismo del reconocimiento. Cuando mejoramos la autoestima, somos más conscientes de que tenemos un problema con ella y tendemos a comunicarlo a las personas que nos quieren para que nos ayuden a superarlo.

PASO 9: Tomar conciencia de la complejidad del problema. Estos ejercicios nos mostrarán la complejidad de todos los factores relacionados con la autoestima. Se trata de que estemos mejor, pero sólo podremos estarlo si reconocemos lo que nos sucede. A tal fin, observe su comportamiento diario y haga un listado de todas las circunstancias en las que manifiesta una autoestima baja. Por ejemplo: decir “sí” cuando quiere decir “no”, ser incapaz de exigir algo que le pertenece por derecho propio, etcétera.

AFIRMACIONES:

1. Tengo derecho a decir que “no”.

2. Defiendo lo que me pertenece.

3. Merezco un trabajo mejor.

4. Yo aprendo y me mejoro a mí mismo.

5. Planifico mi futuro.

6. Elijo lo que me conviene.

7. Yo decido. 8. Digo lo que deseo.

PASO 10: No culpar a otros por lo que nos sucede. El hecho de asumir que tenemos un problema de autoestima no supone el que queramos convertirnos en víctimas, sea de la familia, de la situación o del mal presente en el mundo. Independientemente de cuáles sean las causas, no debemos culpar a otros por lo que nos sucede, porque esa actitud no resolverá el problema, sólo lo desplaza. Lo que tenemos que hacer es reconocerlo y asumirlo como un conflicto para resolver en el presente y, así, poder cambiar el futuro.

AFIRMACIONES:

1. Yo soy responsable de mí mismo.

2. Yo tengo derechos y obligaciones.

3. Soy capaz de criticarme a mí mismo.

4. Transformo lo negativo en positivo.

5. Soy fuerte y valiente

6. Acepto los desafíos.

7. Soy objetivo.

8. Enfrento la realidad.

PASO 11: Ser comprensivos y no rendirse. La mejora de la autoestima requiere una práctica diaria y una lucha cotidiana contra lo negativo. A veces, uno se cansa de sí mismo y de sus problemas. Para superar esta situación, hay que ser conscientes de esto y aceptar que es normal el hecho de que uno quiera olvidarse de todo. Cuando esto suceda, hay que decirse: “Me comprendo a mí mismo, estoy atravesando por un mal momento. Ya pasará. No me rindo y sigo luchando para estar mejor”.

AFIRMACIONES:

1. Soy un ser humano, cometo errores y los acepto.

2. Puedo lograr lo que yo quiera.

3. Analizo de forma objetiva mis circunstancias.

4. Me valoro con realismo.

5. Confío en mi capacidad y valentía para ser feliz.

6. Sé qué no puedo hacer.

7. Acepto lo que la vida me ofrece 8. El miedo no me domina.

PASO 12: Pedir ayuda. Las personas con baja autoestima no piden ayuda porque sienten que no la merecen. Esto sucede por la forma en la que han sido tratados en el pasado, ya que, en la infancia y la adolescencia, han estado solas frente a las dificultades del mundo. Por eso, necesitan la motivación ajena para valorarse y valorar lo que hacen. Frente a esto, hay que recordar que los demás pueden ayudarnos en tanto son capaces de revertir, con hechos positivos del presente, actitudes negativas anteriores. Esta ayuda puede provenir de  nuestros amigos o de cualquier otra persona que sepa escucharnos. También, podemos acudir a un terapeuta. Existen hospitales, centros de salud y fundaciones que ofrecen servicios psicológicos gratuitos o económicos.

Recuerde: Las personas que quieren estar sanas piden ayuda. Pedir ayuda es ser inteligentes y es ser valientes.

AFIRMACIONES:

1. Comunicar mis emociones es saludable.

2. Yo soy capaz de hablar sobre lo que me sucede; dialogar con otros me hace bien.

3. Pido ayuda, pido auxilio, pido apoyo, porque yo soy valiente para enfrentar mi debilidad. 4. Yo aprendo de lo que otros puedan decirme o pensar; yo valoro las opiniones de otros.

5. Yo no soy onmipotente, yo no lo puedo todo, yo soy un ser humano como todos los demás.

6. La vida es un un desafío y yo lo miro cara a cara.

7. Crecer y cambiar es posible y yo lo estoy logrando.

8. Puedo transformarme.